¿Cómo afecta nuestra calidad de vida el calentamiento global?

El calentamiento global consiste, en grandes rasgos, a cómo la energía solar, que pasa a través de nuestra atmósfera llegando a la tierra, y, en vez de devolverse en forma de energía infrarroja, se queda atrapada y retenida por los gases de efecto invernadero, calentando nuestra atmosfera.

El calentamiento global está afectando cada vez más

Esto puede llegar a ser tan grave, que hemos recopilado para ti una lista de cosas en las que el calentamiento global daña o disminuye tu calidad de vida, así que presta atención.

Consecuencias del calentamiento global.

  1. Nuestro clima: Al ser retenida la energía infrarroja en la atmósfera, los casos polares comienzan a reflejar cada vez menos calor, lo que se traduce en que nuestra tierra se caliente más y más. Pero si piensas que esto no pasa de aquí, te equivocas. El calentamiento global causa el incremento en la evaporación del agua de nuestros océanos, lo que provoca lluvias torrenciales que terminarán en inundaciones, huracanes o sequías y heladas, entre otros desastres naturales.  Y así, no sólo puedes quedarte sin el hogar por el que tantos años luchaste, sino morir producto de alguno de estos desastres, ¿a qué ya no suena tan bonito?
  2. Aumentan las enfermedades: Se estima que más de 100 mil muertes al año son consecuencia del calentamiento global que transforma nuestro clima. De hecho, la OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que para el año 2030 se dupliquen los riesgos de salud en aquellas enfermedades que guarden una relación estrecha con inundaciones (la malaria, el dengue, hantavirus y la cólera).
  3. Pasaremos hambre: Inundaciones, huracanes, sequías, heladas… ninguna de estas cosas se escucha muy buenas para la agricultura ni para la cría de animales. De hecho, ¿te imaginas un huracán arrasando hectáreas de trigo?

Consecuencias del calentamiento global

El calentamiento global podría causar hambrunas en gran parte del mundo, por lo que no sólo nuestro hogar estaría en riesgo, sino nosotros mismos.
Como habrás visto, el calentamiento global no ayuda a nadie, ni a nuestro planeta ni a nosotros mismos, aunque seamos los causantes de él. Así que es el momento de que te sientes a pensar en cómo contribuyes al calentamiento global y hagas algo al respecto.
Tu futuro y el de tus hijos podría estar en juego.